Forma parte de nuestras vidas. Lo usamos a diario y está físicamente en nuestras mesas, sobre todo a la hora del desayuno. Es algo tan cotidiano, tan normal, que cuesta hacerse a la idea de prescindir de él. Y, sin embargo, tanto europeos como americanos pasaron gran parte de la historia sin poder usar azúcar como endulzante. Una historia de lo más interesante, con ribetes trágicos, la del azúcar. Una planta que cambió el mundo. Lo más curioso es que, al fin y al cabo, el azúcar no es imprescindible. Se puede vivir perfectamente sin ella. Pero también podríamos vivir sin sal, y sin especias, y esos condimentos también modificaron el curso de la historia. Ya ven: a pequeñas causas, grandes efectos.

(+598) 2 605 98 06

Camino Carrasco 6264, Montevideo, Uruguay.

contacto@extrem.com.uy

© Copyright 2018 Extrem
by indeed